Esta entrada es muy importante para nosotros. Y no tiene nada que ver con un tema comercial. Nosotros podemos disponer de aparatos de ozono mucho más profesionales que los que estamos viendo en talleres y empresas que ofrecen este servicio. El problema es que el ozono no elimina el coronavirus en el ambiente ni en superficies. O al menos, hasta ahora, no está demostrado que lo haga.

El ozono es un buen desinfectante, especialmente para el agua, pero no puede desinfectar ambientalmente una estancia ni un vehículo contra el coronavirus. Para que un producto sea eficaz tiene que cumplir la Norma UNE-EN 14476. Esta norma marca una serie de estudios que hay que realizar en diferentes virus especialmente resistentes a la desinfección.

Los aparatos de ozono que se están utilizando, alimentados por aire, no van a poder alcanzar un 1% de la concentración necesaria para que pudiese llegar a desinfectar el ambiente. 100 veces menos de la cantidad necesaria. Es mucho…

El gobierno de España respondió a una pregunta realizada por ANECPLA (Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental) con estas palabras:

“En relación a la cuestión que nos plantea, puesto que el ozono no ha sido todavía evaluado a nivel europeo y tampoco a nivel nacional durante el periodo transitorio, no podemos responder a esta cuestión. Únicamente se puede utilizar el ozono cuando ha sido notificado de acuerdo con la Disposición Transitoria segunda del  Real Decreto 1054/2002, de 11 de octubre, por el que se regula el proceso de evaluación para el registro, autorización y comercialización de biocidas y bajo la responsabilidad del fabricante o comercializador.”

Esto es un problema grave de salud pública. Un problema que estamos viendo con otros productos que se están aplicando en empresas, comunidades de vecinos, colegios, hoteles y viviendas. Todo trabajo de desinfección tiene que estar certificado con un documento oficial de sanidad. Esto se extiende a todos los agricultores que con buena fe están intentando ayudar de forma totalmente desinteresada y están aplicando productos que no son eficaces contra virus. O qué decir de esos túneles que echan lejía sobre los coches al entrar en determinados municipios. O desinfecciones con rayos ultra violeta que se está realizando en habitaciones de hospital en Zaragoza y que no pueden desinfectar el ambiente de virus. Posiblemente todas estas acciones se están realizando con desconocimiento real de lo que se hace y con buena intención.

El Ministerio de Sanidad tiene un listado de productos admitidos para esta desinfección contra COVID-19. Entre ellos encontramos marcas de lejía doméstica que son perfectamente válidas para desinfectar contra coronavirus. El cloro (la lejía se compone de este elemento) es un gran desinfectante, aunque tiene el problema de ser tóxico, decolorante y corrosivo. Si tienen que desinfectar un vehículo o una superficie delicada no puede utilizarlo fácilmente. Para eso hay otros productos como el peróxido de hidrógeno que utilizamos nosotros y que sí están incluidos en el listado del Ministerio de Sanidad:

  • OX-VIRIN – Peróxido de hidrógeno 25%, ácido peracético 5%, Ácido acético 8% – Para uso por parte de personal profesional mediante nebulización o desinfección de contacto.
  • OX-VIRIN Presto al uso – Peróxido de hidrógeno 0,2%, ácido peracético 0,05% – Para uso por parte de público en general en desinfección por contacto.